PATOLOGÍAS EN ADULTO MAYOR

Una enfermedad crónica puede ser padecida por individuos de todas las edades, pero en la vejez el riesgo de contraer alguna aumenta considerablemente. En este artículo de Nace Clínica Familiar, te contamos cuáles son las enfermedades más frecuentes en adultos mayores y cómo podemos prevenirlas.

Consideramos enfermedades crónicas aquellas de larga duración que progresan de forma lenta, éstas son más comunes en los ancianos:

Artrosis y Artritis

Es la inflamación de una o varias articulaciones, lo que produce rigidez y causa dolor. Las articulaciones son la unión entre dos huesos y las que ayudan a producir el movimiento de los mismos. Claros ejemplos son las caderas, los codos, los nudillos de las manos y las rodillas.

Hay varios tipos de esta condición, pero la artritis reumatoidea es la más habitual en personas mayores. Esta provoca inflamación en varias articulaciones y con posibilidades de causar deformaciones. Generalmente se produce por desgaste o deterioro del cartílago.

  • Diabetes 

Es una enfermedad grave, y afecta a muchos adultos mayores. Las personas desarrollan diabetes cuando la glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre, es demasiado alta. Lo bueno es que hay medidas que una persona puede tomar para retrasar o prevenir la diabetes tipo 2, que es la forma más común de la enfermedad que se desarrolla en los adultos mayores. Si la persona ya tiene diabetes, hay medidas que puede tomar para controlar la afección y prevenir problemas de salud relacionados con la diabetes.

Una vez que se ha diagnosticado la diabetes, nuestros médicos especialistas de Nace Clínica Familiar trabajarán para crear un plan de control de la enfermedad. El plan se basará en el estilo de vida, preferencias, objetivos de salud y otras afecciones de salud que el paciente tenga.

  • Hipertensión Arterial 

Cuando una persona sufre de presión arterial alta esto significa que su corazón trabaja con mayor dificultad, golpeando con mucha más fuerza las paredes de las arterias. Esto aumenta más el riesgo de sufrir derrames, ataques cardíacos, y problemas en los riñones. Es común que los ancianos tengan la presión arterial alta pero este síntoma no debe tomarse a la ligera ya que la hipertensión arterial podría provocar problemas cardíacos más serios.

Por ello, la adopción de hábitos de vida saludables y el control de la presión arterial con nuestros especialistas es crucial alcanzada una edad avanzada.

  • Enfermedad de Alzheimer

La demencia senil hace referencia a todas aquellas enfermedades neurodegenerativas que se caracterizan por un deterioro cognitivo progresivo y asociado al envejecimiento y que constituyen la causa principal de dependencia en las personas mayores. esta es la más frecuente de los deterioros cognitivos asociados al envejecimiento 

Dentro de las demencias, se calcula que aproximadamente un 65% corresponden a un diagnóstico de Alzheimer, que se trata es un trastorno neurológico progresivo que hace que el cerebro se atrofie y las neuronas cerebrales se mueran, lo que produce problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento.

  • Osteoporosis 


Es una enfermedad que se caracteriza por una disminución de la densidad de los huesos a causa de la pérdida del tejido óseo normal. Esto conlleva una disminución de la resistencia del hueso frente a los traumatismos o la carga, con el consiguiente aumento de riesgo de aparición de fractura.

El hueso es un tejido vivo, en constante renovación. Por un lado se forma hueso nuevo (formación ósea), y, simultáneamente, se destruye hueso envejecido (reabsorción ósea).

Aparece osteoporosis cuando se rompe el equilibrio entre ambas, bien porque disminuye la formación de hueso nuevo, o bien porque aumenta la reabsorción, o por ambas causas simultáneamente.

  • Pérdida auditiva y visual 

A partir de los sesenta y cinco años, alrededor de un 30 por ciento de las personas tienen o pueden tener  problemas de visión y audición, aunque solo unos pocos sufren alteraciones lo suficientemente importantes como para limitarlo en sus actividades diarias.

Las pupilas disminuyen su tamaño y reaccionan lentamente en presencia de luz y oscuridad. Por otra parte, los músculos oculares pierden flexibilidad, por lo que los ojos tienen menor capacidad de rotar, mientras el cristalino (nuestro lente natural) se vuelve opaco y amarillento, y las almohadillas de grasa que dan soporte ocular se reducen.

  A medida que envejecemos es frecuente que se produzca una pérdida gradual en la audición. Alrededor del 30 por ciento de las personas entre los 65 y los 75 años, tiene un cierto grado de pérdida auditiva. A partir de los 75 años, este porcentaje se eleva hasta el 50 por ciento.

  • Enfermedad prostática
  •  

La próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductivo masculino. Ayuda a producir semen, el líquido que contiene esperma. La próstata rodea al conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. La próstata de un joven tiene el tamaño aproximado de una nuez. Con la edad, aumenta lentamente de tamaño. Si se agranda demasiado, puede causar problemas. El aumento de tamaño de la próstata es muy común después de los 50 años. Con los años, hay más probabilidades de tener problemas prostáticos.

Algunos problemas comunes son:

  1. Prostatitis: inflamación, generalmente causada por bacterias
  2. Hiperplasia prostática benigna (HPB o agrandamiento de la próstata): un problema común en hombres adultos que causa goteo después de orinar o la necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche
  3. Cáncer de próstata: un cáncer común que responde mejor al tratamiento cuando se detecta anticipadamente
 

 Ateroesclerosis

La arteriosclerosis o aterosclerosis causa estrechamiento (estenosis) de las arterias que puede progresar hasta la oclusión del vaso impidiendo el flujo adecuado de la sangre por la arteria así afectada. 

Es una enfermedad caracterizada por el desarrollo de múltiples lesiones focales, llamadas placas de ateroma, en la pared de la aorta y las arterias de mediano y gran calibre.

Esas placas tienen un núcleo central blando de color amarillento, formado por lípidos (colesterol) y cubierto por una placa fibrosa. Normalmente sólo ocupan una parte de la circunferencia de la pared arterial, en forma de parches.

Las placas se pueden romper o ulcerar. En estos casos se pone en contacto el contenido de las placas con la sangre y se puede formar un trombo (coágulo de sangre), que si ocupa todo el interior de la arteria, bloquea totalmente el riesgo sanguíneo de la zona del corazón que depende de esa arteria.

  • Depresión 

Es una enfermedad mental. Es un trastorno del estado de ánimo en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante semanas o por más tiempo.

La depresión en los adultos mayores es un problema generalizado, pero no es una parte normal del envejecimiento. Con frecuencia, no se reconoce ni recibe tratamiento.

Causas

En los adultos mayores, los cambios en la vida pueden incrementar el riesgo de depresión o llevar a que la depresión existente empeore. Algunos de estos cambios son:

  • -Mudanza del hogar, como por ejemplo a un centro de la tercera edad
  • -Dolor o padecimiento crónico
  • -Hijos que dejan el hogar
  • -Cónyuge y amigos cercanos que mueren
  • -Pérdida de la independencia (por ejemplo, problemas para cuidarse sin ayuda o movilizarse, o pérdida de los privilegios para conducir)

 

 Hábitos saludables para prevenir las enfermedades crónicas en personas mayores

  1. -Mantener una alimentación sana, completa y equilibrada.
  2. -Evitar el consumo de alimentos perjudiciales para la salud, como productos azucarados, embutidos, carnes procesadas y bollería industrial.
  3. -Beber suficiente agua.
  4. -Realizar actividad deportiva frecuentemente y evitar el sedentarismo, de acuerdo a tus condiciones físicas e indicaciones médicas. 
  5. -Mantenerse activo mentalmente con ejercicios de memoria y lectura.
  6. -Abandonar los hábitos tóxicos, como fumar tabaco o beber alcohol.
  7. -Cuidar el descanso y las horas de sueño.
  8. -Visitar regularmente al médico, dentista, entre otros.
  9. -Seguir las prescripciones, tratamientos y recomendaciones de su médico
 

Para nuestro personal médico de Nace Clínica Familiar es importante que no descuides tu salud y por sobre todas las cosas acudas a todos tus controles si padeces de alguna enfermedad crónica o visites tu médico de cabecera al menos una vez al año para prevenir estas y cualquier otras enfermedades.